El 18 en la costa/campo del Maule sur: Secano, Mar y Vino

La mezcla de mar y campo, costa y secano, el Maule Sur, donde hay sorprendentes, antiguos y bellos viñedos, esa conjugación del Pacífico con varios diversos valles que se extienden por toda la provincia de Cauquenes y también en Melosal, Caliboro, Alquihue, estos ya en San Javier pero parte de esos valles de secano, pero todos próximos a la costa, un litoral donde se grafica el carácter telúrico de la zona, con formaciones rocosas de formas únicas y conteniendo todas las marcas geológicas de quizás cuantos millones de años.

Costa con huasos que llegan del secano para las carreras de caballo a la chilena, y viceversa, canchas en el secano reciben a los corredores de la costa, y todos esos eventos, así como en el día a día y sobre todo en esta época del 18, acompañados de singulares y ricos vinos de la zona, del secano de Coronel de Maule, de Melosal, de Caliboro, de Pocillas, de Tres Esquinas, de Name, de Cauquenes.

Este 18 lo pasaremos en la costa del Maule sur, específicamente en Lomas de Farr, un lugar entre Pelluhue y Curanipe, a 3km de cada pueblo, lugar único que expresa en gran parte la belleza telúrica de esta zona, que está visceralmente vinculada al secano, y viceversa, haciendo una especie de conjugación exquisita donde prevalece lo silvestre, lo natural, lo telúrico, la fuerza de la tierra, la fuerza del mar.

Donde los vientos se hacen sentir, la lluvia también, y el mar se manifiesta potentemente. Mientras tanto, el secano es recorrido por ráfagas fulminantes de vientos a veces con lluvias potentes acompañadas de tormentas eléctricas. Lo telúrico del secano también, que en época estival cambia de color y el manto de praderas verdes pasan a ser lomas de todos los tonos amarillos y marrón, con centenas de espinos y dando espacio a laderas y bajos con verdes viñedos cuya uva se nutre del agua del invierno y dada la gran oscilación de temperaturas y el suelo, entrega una fruta de gran excelencia, manteniendo rasgos identitarios del terruño que hacen que los vinos del Secano maulino sean de excelencia, exquisitos, con personalidad, cuerpo e identidad.

En tanto en la costa se abre ese mar de nubes para dar lugar a un cielo pristino que se confunde con el mar en la bahía de Pelluhue/Chanco y cuyo extremo norte es el faro Carranza que diminuto se ve a lo lejos….o uno se imagina que lo ve….

Toda esta potencia del terruño se manifiesta en sus diversas formas, de costa y secano, en la gente y productos que aquí se cosechan y recolectan, lógico que esto incluye los vinos, pero también los pescados y mariscos, las hortalizas, carnes, frutas, etc., es un festival de aromas, colores y sabores, que emergen de esta tierra.

Ese es el entorno donde este 18 se van a realizar catas diarias de vinos de viñas de la zona y de otros terruños en el Hotel Puramar, en Curanipe. Esto en el marco de una semana de celebraciones, música, bailes, gastronomía y, claro, vinos, que ocurrirán desde hoy 13 de Septiembre y durante toda la semana.

Las catas en el Puramar tienen ese toque tan especial de que hablaba, de la zona, del territorio, del terruño. Sobre un acantilado hacia la playa y el mar, el Puramar es un lugar más que especial para disfrutar de catas de vinos, sin duda, y de la celebración de un 18. Ventanales y terrazas sobre el Pacífico que se pierde de vista, el pueblo y caleta de Curanipe al lado derecho, al suroeste; el faro Carranza perdido hacia el noroeste y la bahía profunda e inmensa, mar azul que baña la playas de Chanco y Pelluhue.    

Entorno maravilloso donde lo silvestre aún brilla, la potencia de la natura se manifiesta, no está mediatizada…..en fin.

Las catas en el Hotel Puramar son un verdadero periplo por buenos vinos. Ho viernes se inician con el enólogo Arnaud Hereu de Viña Odfjell, que además de la bodega en Padre Hurtado tiene campo en Cauquenes, de donde es la uva de algunos de sus grandes vinos.

El sábado 14 es el turno de Marcelo García, de Viña Terranoble, con sus notables Carmenere y Merlot. El domingo 15, Sergio Amigo presentará los vinos de su viña Cancha Alegre, de los viñedos de Cancha Alegre, cerca de Coronel de Maule.

El lunes 16 es el turno de los vinos de Casa Donoso y el martes 17 Viña Morandé.

El 18, miércoles, Federico Bisello presentará los vinos de Bisogno Wines, de Cauquenes, que bajo la mano del enólogo Diego Morales produce el excelente vino El Perla (Carignan/País); y también ahora un sorprendente Pinot Grigio/Viogner, y un muy rico Semillon, entre otros.  

El jueves 19 el viticultor Renán Cancino, el huaso de Sauzal, presenta sus vinos de esa zona del secano, Sauzal, en las cercanías de Name.

El viernes 20 la cata será realizada por el huaso y cantador Opazo, el gerente general de Viña Erasmo, del secano de Caliboro, César Opazo, aparte de los vinos selectos de Erasmo, la “performance” de Opazo es un plus.

Y este entretenido ciclo de catas culmina el sábado 21 con los vinos de Viña Las Veletas, de Alquihue, en la ruta Los Conquistadores que une San Javier a Cauquenes, camino lleno de viñedos y vistas a los valles y cordillera excepcionales. La cata estará a cargo del sommelier Juan Ignacio Pavón.

-Más info en https://www.facebook.com/puramar.cl


(Alejandro Tumayan – todovinos.cl)