Diferencias en bodegas argentinas por acuerdo Mercosur-UE

Bodegas de Argentina, la asociación de la industria del vino que agrupa a más de 250 bodegas de todas las provincias productoras, expresó su apoyo a las negociaciones que lleva adelante el Gobierno para cerrar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). Las tratativas incluyen la posible eliminación de los aranceles que afectan el comercio bilateral de esta bebida. En tanto, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), con apoyo de bodega Zuccardi y la cooperativa Fecovita, se oponen al acuerdo.

“Sin duda, potenciará las exportaciones de vino argentino a la Unión Europea, principal mercado de exportación luego de los Estados Unidos”, remarcó la entidad en un comunicado.

Según un estudio técnico realizado por Bodegas de Argentina, las ventas se incrementarían principalmente a Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Bélgica y Suecia.

Chile, que en 2003 selló un pacto de libre comercio con la UE, logró duplicar desde entonces el valor de sus exportaciones de vino a ese mercado, de 200 a 460 millones de dólares.

Juan Carlos Pina, director ejecutivo de Bodegas de Argentina, señaló: “Este acuerdo es fundamental, ya que el futuro del vino argentino es la exportación, como lo es hoy para nuestros competidores del Viejo y Nuevo Mundo. Argentina es el país vitivinícola líder (quinto productor) que menos se ha internacionalizado. Todos nuestros competidores están negociando ingresar a Europa sin arancel o ya acceden en estas condiciones. No nos podemos quedar atrás”.

La UE es el principal mercado de consumo de vino del mundo. Importa anualmente 474 millones de cajas de vino de nueve litros, de las cuales sólo 8,7 millones provienen del país, consignó la entidad.

Entre las bodegas que apoyan las negociaciones para cerrar el acuerdo de libre comercio están Peñaflor, Mumm, Etchart, Graffigna, Nieto Senetiner, Bianchi, Norton, López, Escorihuela, Flichman, La Rural, Chandon y Luigi Bosca.

Del otro, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), un ente mixto del sector privado y el sector público que integran múltiples cámaras, incluso Bodegas de Argentina, pero que emitió otro comunicado para advertir los perjuicios del pacto entre bloques. La postura de Coviar por la bodega Zuccardi y también por la cooperativa Fecovita.

En el capítulo del vino, el acuerdo Mercosur-UE implica bajar a cero los aranceles del intercambio entre ambos bloques. Hoy, la Argentina paga entre 4 y 4,5% para ingresar al Viejo Continente, mientras la importación de vinos europeos, un 20%.

Los críticos al acuerdo hacen hincapié en las “asimetrías” entre ambas políticas vitivinícolas y piden “convergencia arancelaria progresiva”. Se refieren a que Europa, el mayor productor de vinos del mundo con 12.500 millones de litros al año, subsidia la producción. Italia, por caso, vuelca 308 millones de euros al año, España, 304 millones y Francia, 280 millones. En la Argentina, en cambio, se cobran retenciones a las ventas externas.

Los defensores del acuerdo aseguran que más allá del apoyo europeo a sus productores, las bodegas pueden competir de igual a igual y que la firma del acuerdo multiplicaría por 12 las exportaciones de vino argentino al mercado europeo.
(clarín.com/perfil.com)