OIV: Las variedades de uvas más plantadas en el mundo

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) ha presentado un nuevo informe temático sobre las variedades de vid después de tratar los vinos espumosos en 2014, vinos rosados en 2015, y uvas de mesa y uvas pasas en 2016.

El estudio proporciona una visión de la distribución de las castas de vid en el mundo y examina las tendencias actuales. El viñedo mundial, compuesto por más de 10,000 variedades, ha sufrido cambios considerables durante los últimos 15 años. El estudio proporciona una visión de la distribución de las castas de vid a nivel mundial y examina las tendencias actuales. Dicho estudio se enfoca a todo tipo de variedades, independientemente del uso de sus uvas (de vino, de mesa, pasas u otros productos), abarcando el 75 % del área vitícola mundial.

La superficie mundial de viñedo ha caído un poco en los últimos años (-3% desde 2010), pero de forma muy desigual: caída importante por arranque subvencionado de viñas, del 10% y más, en los países de la Unión Europea encabezados por España, y crecimiento en el resto del mundo.

El análisis está basado en los datos disponibles de 44 países desde el año 2000, y se centra en aquellos con un viñedo con una superficie superior a 65.000 hectáreas y sobre sus 10 castas principales. De las 10.000 variedades que se conocen en el mundo, las 13 principales cubren un tercio de la superficie mundial, y 33 cubren la mitad del total. Hay algunas castas que se emplean tanto para vinificación como para uva de mesa, pero tienden a ser diferentes.

La casta más plantada del mundo hoy es de mesa, la kyoho, uva tinta de China (365.000 hectáreas). Dominan la lista las llamadas ‘variedades internacionales’ encabezadas por la cabernet sauvignon, hoy la primera casta para vinificación del mundo, que con 341.000 hectáreas ocupa un 5% del viñedo mundial. Le siguen en la lista de las castas de vinificación más plantadas la merlot (266.000 ha), la tempranillo (231.000 ha), la airén (218.000 ha), la chardonnay (210.000 ha), la syrah (190.000 ha), la garnacha tinta (163.000 ha), la suavignon blanc (123.000 ha), la pinot noir (112.000 ha) y la ugni blanc (111.000 ha).

La OIV califica como “en fuerte crecimiento” la tempranillo, la syrah, la sauvignon blanc y la pinot noir; “en crecimiento”, la cabernet sauvignon y la chardonnay; “estable”, la merlot; “en retroceso”, la garnacha tinta y la ugni blanc; “en fuerte retroceso”, la airén.
(elmundovino)

-Ver informe de variedades de uvas de la OIV