En Estados Unidos denuncian otra estafa con “Grandes Vinos”

Jeffrey Gundlach, uno de los inversores en bonos y obligaciones más conocidos del mundo, ha demandado a una compañía comercializadora de vinos de California que, según él, le ha vendido docenas de botellas de vino falsificado, incluidos varios burdeos considerados por los expertos entre los mejores vinos jamás producidos. En sendas demandas presentadas el 28 de julio, el fundador de DoubleLine Capital afirma que al menos 67 botellas adquiridas a la empresa Soutirage eran falsas y que le costará más de un millón de dólares reemplazarlas.

Gundlach afirma lo mismo en una demanda presentada por separado contra los fundadores de Soutirage, Chad Meyer, Aimée Meyer, Matthew Wilson y Ashley Wilson, quienes no pudieron ser contactados de inmediato para obtener sus comentarios.

El inversor afirma que Soutirage le aseguró que los vinos eran auténticos después de que él expresase su preocupación, pero que pruebas subsiguientes por un experto “de fama mundial” al que contrató demostraron lo contrario.

Entre los vinos que según Gundlach estaban falsificados se encontraban nombres famosos de la zona francesa de Burdeos, entre ellos un Château Latour 1928, un Château Cheval Blanc 1947 y un magnum de Petrus 1961.

“Soutirage no es más que un timo grosero”, dice Gundlach en la demanda presentada en un tribunal estatal de California, en Los Angeles.

El Inversor pretende una compensación que como mínimo iguale el coste que supondrá la sustitución de las botellas falsificadas por otras auténticas.

Una portavoz de Gundlach, al que algunos apodan ‘el rey de los bonos’ en Wall Street, prefirió no comentar nada.

La demanda es una de varias presentadas en los últimos años en Estados Unidos por posible falsificación de vinos. El multimillonario William Koch, hermano menor de otros dos potentados, Charles y David Koch, ha presentado varias de ellas a lo largo del tiempo. Entre ellas, la que presentó contra un empresario de Silicon Valley, Eric Greenberg, que desembocó en una sentencia que condenaba a éste a pagar una indemnización de millón y medio de dólares.
(elmundivino/Reuters)